MILLAS ROMANAS DE MERIDA 2015 – LA CRONICA DE ESTRELLA

/, Blog, Crónicas/MILLAS ROMANAS DE MERIDA 2015 – LA CRONICA DE ESTRELLA

Estrella_01

LXVII Millas Romanas

La planificación de la temporada sigue su curso. Tras Cueva del Gato, Acinipo y Homenaje, venían las Millas y luego Ronda.

Me quedo con dos frases que resumen este fin de semana:

“El día que las millas se hicieron mayores” y “Veníamos a las millas para preparar Ronda, y ahora preparamos Ronda para hacer las millas”.

He disfrutado hasta que dejé de disfrutar.

Disfruté de la llegada a Diocles para recoger el dorsal y saludar a los amigos. Enhorabuena a los voluntarios que animaban sin parar y llenos de energía aguantaron el fin de semana en primera fila.

Disfruté de la salida en la plaza de España. Esa invasión pretoriana en el escenario fue magnífica y divertida. Estábamos todos: los de la larga y los de la corta. Cada uno con su meta en la mente: terminar las millas con el nuevo recorrido que era una incógnita para los que no lo conocíamos.

Estrella_02

Disfruté del equipo que formamos el magnífico Rafa Iza, maestro de maestros, el gran niñoManu. que no se puede tener la cabeza mejor amueblada siendo tan joven, sherfran, Fran, toda una montaña de buena gente y simpatía, y er Niño, Antonio, lo más lindo, con el que me reí lo que se puede nadie imaginar con su forma particular de cimbrear el palio con los bastones.

Estrella_03

Disfruté de los primeros kilómetros por Mérida, con las antorchas, el calor de la gente que te mira sorprendida de ver en qué vas a pasar el fin de semana…. si es que esto del Trail tiene algo que te engancha.

Disfruté del recorrido porque yo no conocía la ida a Alange. Y es una pasada.

Disfruté de lo que me costó la dichosa “calderita” pero la subí y la bajé. Pero ahí renacieron las ampollas y a partir de ahí empezó el descenso a los infiernos.

Pensé que llevaba los pies protegidos y me equivoqué. No lo estaban. No sé si es mejor pararse y arreglarse las ampollas cuando empiezan o si es mejor dejarlas que crezcan y a ver qué pasa.

En mis millas anteriores las dejé crecer y estallar y llegué. En estas crecían y crecían pero no estallaban.

A pesar de las curas del gran Rafa Iza, aquello seguía creciendo y ya no cabía en la zapa. Y empezó el mal apoyo.

Así que me quedo con la sensatez de retirarme cuando las ampollas me impedían pisar de forma normal y empecé a sentir molestias en las piernas por el mal apoyo. Eran las ampollas del barro del Homenaje que yo creí totalmente curadas pero que renacieron y tuvieron crías. Así que pensé que en esas condiciones no podía afrontar la segunda parte de las millas y me retiré en Valverde de Mérida. Los últimos kilómetros fueron agónicos.

Y cuando noté que andaba de lado, y que apoyaba la cara externa de los pies para intentar reducir el dolor, me retiré y ví a mis niños alejarse para el desayuno. De hecho me dio hasta fiebre, así que hice bien en parar.

Gracias a Rocio Reinoso y a Marcos Barbadillo y a Carpanta por animarme la noche post. Gracias por hacerme reir con sus experiencias y su forma de ver la vida.

Gracias a los Pretorianos de Tomares por el magnífico seguimiento y apoyo durante la prueba, por los mensajes de ánimo, y destaco a Polo por tus palabras cariñosas que llegaron en el momento justo.

Y gracias a ti por estar ahí, siempre dispuesto a responder a mi llamada, y por esperarme, en meta o en donde sea, porque sin ti esto no sería posible. Espero que la próxima vez que te llame sea en meta y no para decirte que me rescates que no puedo seguir.

Pretoriana Estrella

2017-03-21T18:31:24+00:00 abril 17th, 2015|Categories: 2015, Blog, Crónicas|0 Comments

Leave A Comment