Gracias al trabajo impagable de nuestro hermano y compañero Manuel Méndez (Bombe)